En la primera entrada de su blog, Francisco José Rodríguez explicaba un caso vivido con AXA (puedes verlo pinchando aquí). En esta ocasión, vuelve para comentar una experiencia real con un cliente que demandaba la sustitución de una luna a la compañía aseguradora GES.

“Caso cualquiera de un cliente con una luna rota. El cliente llama a GES -su aseguradora- y dice que la quiere cambiar. GES automáticamente le dice que a este taller no puede venir, que tiene que ir a un taller concertado”, empieza.

El problema, según continúa Francisco José Rodríguez, está en la derivación y los problemas que se generan a partir de ahí: “(Si no estás concertado) Te van a poner todos los problemas del mundo”.

Cuando el cliente reclama que quiere llevar su coche para cambiar la luna en su taller de confianza, la aseguradora contesta alegando que en la póliza firmada por el usuario aparece una cláusula que obliga al cliente a llevar su vehículo en este tipo de casos a talleres concertados. Y es en este momento en el que el cliente pregunta dónde está ese punto en la póliza: “GES dice que está en la página 48 de la póliza (…) Es curioso porque cuando cogemos la póliza de GES vemos que llega sólo hasta la página 47, no existe la 48, está en blanco…”.

¿El resultado? “Pelear la reparación, hacer fotos de la luna, el cliente tiene que pagar por adelantado la factura y reclamárselo a GES, que tarda un mes y más de seis o siete llamadas hasta que se lo paga al cliente. Esa es otra manera de actuar…”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar o si sigue navegando, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad