“Desde mediados de enero del presente año se está escuchado un murmullo en este sector del taller de reparación de chapa y pintura, al cual pertenezco. Se trata de un murmullo que al perecer nadie quiere elevar a un tono más alto y claro…

Cuando visitan mi taller los jefes y comerciales de zona de las grandes marcas de recambios, la pregunta es ya casi obligada: “¿Cómo te va con las compañías?  Porque la cosa se está poniendo muy fea, van a cerrar talleres importantes de la zona…”.

Lo dejan caer esperando esa respuesta tranquilizadora por mi parte, pero lejos de responder, contraataco con otra pregunta: “¿Qué es lo que está pasando? Desconozco de lo que me estás contando”. Es en ese momento cuando, un poco forzados y con miedo, me cuentan lo que se está cociendo en los talleres.

Me explico: las compañías de seguro han comenzado el año con una campaña más dura contra aquellos talleres que se revelan… como es mi caso. Por no nombrar a nadie, ellas -las aseguradoras-, que tienen unos grandes equipos de pensadores, están lanzando un mensaje nada bueno para este sector. Primero a través de sus principales interlocutores, los peritos de la zona; después con los delegados, y, por último, los tramitadores de siniestros: esas personas que nunca están cuando les llamas, y cuando están tienen un guion predeterminado con una respuesta, sea cual sea tu pregunta.

El murmullo del que hablaba al inicio no es otro que el de implantar el miedo entre todos nosotros, ese miedo que se está tornando en casi una amenaza. Por poner ejemplos Reales: “A partir de este año le tienes que hacer un 5% más de descuento a la compañía o Tú Eliges”; “La mano de obra no se te sube este año, de hecho la tienes que bajar un poco porque hay un taller de Calidad de tu zona que nos la ofrece más barata y, claro, si quieres seguir con nosotros en esta Línea ya sabes…”; “Viene otra crisis y ya en Madrid están cerrando muchos talleres, tú sabrás lo que haces y con quién te asocias”.

Al escuchar este tipo de frases te paras a pensar. Esos comentarios te dan vueltas por las noches, igual que le sucede a cualquier pequeño empresario. Tratas de convencerte a ti mismo diciéndote “bueno, no será para tanto”. Pero luego llega la realidad: los peritos, por orden directa de las compañías, no te envían las peritaciones; las compañías no te envían peritos, algunas compañías han cambiado su forma de pago a más de mes y medio o directamente te aburren administrativamente para mermar tu capacidad financiera.

Desde que asisto a varias reuniones de asociaciones y cooperativas de talleres, cuando escucho hablar a los compañeros de otras provincias y regiones de este país, la palabra más nombrada es ‘MIEDO’: “Tengo miedo a que me veten el taller”; “Tengo miedo de que no me paguen”; “Tengo miedo cada vez que viene el perito”; “Tengo miedo de que me vayan a poner el taller en lista negra”. Y ya se sabe, como dijo un día un profesor muy sabio: el miedo es libre.

Y diréis: ¿¿qué hacemos???  No tengo la solución, solo tengo unos consejos. Formarse e informar a vuestros clientes de las prácticas abusivas de algunas compañías, no vayáis al enfrentamiento directo con ningún perito, al fin y al cabo son sólo unos mandados: les pagan por hacer su trabajo y seguramente esta más presionados que nosotros.  Tendréis que perder tiempo (no es perder si no ganar) en saber cómo funcionan las leyes en este sector, tanto en lo relativos a los seguros, como a nivel consumo. Es importante hacer un estudio exhaustivo de vuestro negocio de la mano de personas cualificadas: no cuesta tanto. ¿Quién no ha comprado una herramienta casi por capricho y la tiene en un cajón guardada? Esas personas que te ayudan en el análisis de tu negocio son una herramienta muy importante en un taller. Y, por último y más importante, unirse y luchar.  Ese es mi consejo, porque de lo contrario ya sabéis cómo acaba esto. El MIEDO se apoderara de vosotros y de vuestros negocios”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar o si sigue navegando, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad